lunes, julio 21, 2008

Rutina

Inmortal

¿Qué necesidad de hacer otra vez lo mismo, de hacer el mismo café al llegar al trabajo... una y media de café, una de chocolate, dos de azúcar, agua, leche...?
Insoportable repetición repetitiva. Solución ideal a la creatividad. El ciclo que se retroalimenta de sí mismo.
Nunca entendí a la persona que busca ansiosamente un círculo para navegar. ¿Irse de vacaciones siempre al mismo lugar?¿comer milanesas con puré todos los lunes al mediodía?¿salir al mismo boliche todos los sábados?

Innombrable

Se me enredan las palabras para destituir tal costumbre. Para asesinar al incrédulo y perseverante intento de luz en la capa de sombra que proyecta el futuro.
Ese necesidad ilusa de alguna forma de clarividencia.
Esa cárcel donde se puede observar a la espontaneidad sentada, con una mano en forma de puño dejando descansar a un mentón resignado.

Perentoria

Y aún así, te clamo a gritos: oh Diosa de mis calumnias! extiéndeme una mano y conviérteme también en parte de tus víctimas! Tu existencia me resulta nefasta pero tu total ausencia me resulta destructiva.
Devuélvele sentido al héroe siendo villano presente. Dale un poco de caos (y en consecuencia, un poco de paz) a este desdichado universo que apenas si te recuerda.




2 comentarios:

Aleteteo dijo...

¿es acaso que el caos necesita de un principio de certidumbre? ¿es que acaso la misma ausencia de secuencia hace lozana y llana la contingencia oscura y misteriosa? Nunca lo sabremos a fin de cuentas, estamos vedados de la potente libertad numénica, pero también del servilismo maquinista. Ese es nuestro regalo: el miedo que nos arropa en la descarada libertad y el goce que nos arranca del no ser. Sé de alguien que escribió un cuento titulado "Grises", este cuento es ahora en mi teclado un eco transfigurado: rebotando entre el gris oscuro y el pálido perla, excitados frente a un ida y vuelta frecuente, estable y asentado y que sabemos, cualquiera es el momento en que dejará de serlo...

Berenjena Voladora dijo...

El caos es el mejor aliado de la reorganización. Me encanta esta última palabra, es flexible, compleja, vital y creadora.
Somos sistemas abiertos, estructuras disipativas, en constante y complejo movimiento!

Besos desde el berenjenal!